martes, 3 de diciembre de 2013

¿Y si los padres educan a sus hijos y los educadores forman a los padres?


La tarea educativa se encuentra inmolada constantemente por interrogantes como ésta que sugieren respuestas probablemente alarmantes para los docentes del siglo XXI. Sin embargo, en este camino trazado que pretende dar pasos hacia el constructivismo social, es necesario prepararse para situaciones hipotéticas inimaginables en el ámbito educativo, porque apoyar la teoría que afirma que es mejor tener un alumno activo en el aula, motivado al logro y dispuesto a dar un “magis” en todo lo que concierne a su formación, reta al docente a estar en la misma dinámica de dicho estudiante; de no ser así, perdería su autoridad como docente.

Pizarro (2012) expone en su ensayo sobre La planificación y evaluación educativa: retos para el siglo XXI que  “La educación debe estar acorde con un estilo de vida que genere a un ser humano más racional, ciudadano globalizado, capaz de ajustarse a los cambios producto del contexto global y de su entorno, solidario, justo y feliz, tolerante en consonancia o que se refleje en sociedad…” (pp.55). Esto demuestra que es  urgente encauzar  el modelo educativo con la dinámica del momento histórico actual que, evidentemente, como lo han afirmado algunos autores, indica que es necesario repensarse la escuela: ¿cuál es el perfil de la persona que egresa del sistema educativo?, ¿responde a las expectativas que los campos de trabajo tienen de las generaciones venideras?,  ¿cuáles serán los campos de trabajo que predominen en la siguientes décadas?; como país, ¿hacia dónde vamos?, ¿a qué invita la dinámica mundial?, entre otras. 

Si bien es cierto que la planificación es de suma importancia para clarificar la intención educativa, también es importante haber internalizado los paradigmas educativos a seguir, la caracterización de las políticas educativas del país, el plan nacional que exponga lo que se desea lograr en el ciudadano venezolano y todos los fundamentos filosóficos que orienten las acciones hacia un mismo fin. 

Si se publicara en los medios de comunicación: el gobierno ha declarado que a partir del 2015 la alfabetización y formación de las primeras etapas del individuo hasta la adolescencia serán en casa y el representante estará obligado a responder ante el Ministerio Popular para la Educación por el desarrollo de las competencias de su representado. ¿Qué tendría que hacerse para lograr tal propósito? Quizás lo primero que podríamos pensar es que se establecerían programas de estudios que capaciten a los representantes para asumir esta labor. No obstante, la comprobación de conocimientos se realizará mensualmente en los centros educativos a los que ahora no van los niños, niñas y adolescentes sino los representantes. ¿Qué podríamos pensar y cuál sería nuestra opinión como sociedad al respecto?

Cada día aumenta la necesidad de personalizar la experiencia del aprendizaje, de romper con la jerarquía profesor-maestro, de desarrollar la tarea educativa en un sistema más abierto mediante un aprendizaje fluido y multidireccional, donde el alumno pueda elegir la información con que desea trabajar y compartir experiencia que le permitan descubrir su potencial. ¿Aprendizaje por descubrimiento? ¿Qué tan efectivo puede ser?

Hasta ahora es inconcebible desplazar algún modelo educativo porque cada uno ha respondido a realidades históricas de épocas específicas caracterizadas a su vez por un perfil social. Actualmente la sociedad debería estar en una reflexión continua sobre los elementos venideros para esta área.

Esta radiografía clarifica y permite comprender el  nuevo contrato educativo el cual implica que la sociedad debe hacerse responsable de un conjunto de tareas que hasta ahora la escuela estaba asumiendo. Los espacios públicos de la educación ya han sido reconocidos, importa mucho que ese 100% de las responsabilidades educativas sean distribuidas entre los diferentes elementos de la sociedad.

¿Ya sabemos si los padres educan a sus hijos y los educadores forman a los padres?

¡Tenemos tarea! 
 
E-mail: azaliacrist@hotmail.com
Ciudad Guayana, 03 de diciembre de 2013
 

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Hola Rosa Elena! Nos complace que te haya gustado la reflexión. Para mí como educador y como editor de este blog, la idea que nos plantea nuestra colega Azalia es innovadora. ¿Te imaginas que los educadores, en lugar de centrar nuestra atención en los niños, lo hiciéramos en los padres? Imaginar una sociedad donde sean los padres que vayan a la escuela en lugar de sus hijos, es una interesante manera de imbuirnos en el cambio. Puede que sea algo quimérico, pero vale la pena intentarlo.

      Seguimos en contacto, aprendiendo y compartiendo.

      ¡Feliz día! =)

      Eliminar